Responsabilidades del mantenedor


Las responsabilidades y obligaciones principales del mantenedor de una puerta automática son:
  • Mantener las puertas de acuerdo con el libro de mantenimiento del fabricante. Debe dedicarse especial atención a los elementos de seguridad de la puerta, manteniendo su buen funcionamiento para velar por la seguridad de las personas, dejando constancia documental.
  • Advertir y poner en conocimiento al propietario, cuando aprecie riesgo grave de accidente.
  • Atender los requerimientos del usuario de la puerta para corregir las averías que se produzcan en su funcionamiento, y en cumplimiento de lo establecido en el contrato de mantenimiento.
  • Poner en conocimiento del propietario de la puerta, las deficiencias de la misma que afecten a la seguridad de las personas o de los bienes, con el fin de que sean subsanadas en el menor plazo de tiempo posible y entregar al propietario de la puerta un informe con las deficiencias de seguridad detectadas, indicando los dispositivos mínimos que se precisen para garantizar la seguridad de la puerta (ver Anexo B).
  • Tener a disposición del propietario, mediante registros informáticos o de cualquier otra índole, la información relativa a todas las operaciones de mantenimiento, modificaciones y reparaciones efectuadas, incluyendo recomendaciones (por ejemplo, mejoras, sustituciones, etc.)
Los registros de las operaciones de mantenimiento realizadas en las puertas deben conservarse durante un período mínimo de 10 años.

El mantenimiento deberá realizarse de acuerdo con las instrucciones de mantenimiento facilitadas por el fabricante de la puerta e indicadas en el libro de mantenimiento, siguiendo los requisitos de esta norma. Estas instrucciones deben indicar claramente los diferentes niveles de competencia requerida para las tareas especificadas:
  • Nivel básico. Instrucciones generales sencillas que permitan asegurar al propietario o usuario un funcionamiento sin incidentes de la puerta, sin necesidad de competencia específica. En general se refieren a operaciones de limpieza y supervisión.
  • Nivel avanzado. Procedimientos de mantenimiento preventivo avanzado que deben ser ejecutados únicamente por personal competente. En general se refieren al engrasado (lubricación) y comprobación de los elementos mecánicos, eléctricos y componentes de seguridad y su funcionalidad, así como los ajustes de activadores, seguridades, velocidades, hojas, etc.
El fabricante debe especificar los diferentes niveles de mantenimiento y de revisión requeridos (incluyendo comprobaciones de seguridad de funcionamiento), así como definir la periodicidad de las operaciones de mantenimiento preventivo según las características y el uso de la puerta. En el caso de no disponer de la información anterior, y de forma general, se considera aconsejable la siguiente periodicidad mínima:

Puertas para uso
Criterio
Cada
Garaje y residencialMenos de 5 vehículos12 meses
Entre 5 y menos de 50 vehículos6 meses
Más de 50 vehículos4 meses
Uso estacional12 meses
IndustrialTodas excepto puertas rápidas6 meses
Puertas rápidas4 meses
ComercialMenos de 10 ciclos al día6 meses
Más de 10 ciclos al día4 meses
Cierres o puertas enrrollables12 meses


Para puertas de características o usos singulares o especiales, el mantenedor, de acuerdo con el propietario de la puerta, puede realizar una evaluación de riesgos de las puertas y, en base a ella, establecer las intervenciones de mantenimiento pertinentes, así como su periodicidad. Asimismo, el fabricante debe definir la frecuencia de sustitución de los diferentes elementos.

Libro de Mantenimiento


El libro de mantenimiento, que prepara el fabricante y se entregará al propietario después de la instalación, incluirá las instrucciones relativas al mantenimiento de la puerta, que deben cumplir con el apartado 5.5 de la UNE 12635 y además contener, entre otras:

  • Naturaleza y periodicidad de las operaciones de mantenimiento;
  • Instrucciones relativas a las operaciones de mantenimiento que requieran determinados conocimientos técnicos o aptitudes especiales y que, por tanto, deberían ser realizadas exclusivamente por personal competente (nivel avanzado realizado por el mantenedor);
  • Instrucciones relativas a las intervenciones de mantenimiento que no requieren aptitudes especiales y que por tanto pueden ser realizadas por los usuarios (nivel básico realizado por el propietario o usuario);
  • Las instrucciones de mantenimiento de nivel básico y avanzado deberían aparecer claramente separadas unas de otras;
  • Planos y esquemas que permitan al mantenedor cumplir racionalmente su tarea;
  • Instrucciones relativas al desmontaje de la puerta con seguridad, así como la gestión de los residuos. El desmontaje debe ser realizado por personal competente.
El libro de mantenimiento debe recoger al menos, los datos siguientes:
  • Nombre y dirección de contacto del fabricante;
  • En su caso, nombre y dirección de contacto del instalador;
  • Nombre y dirección del mantenedor;
  • Identificación de la puerta (tipo, dimensiones, etc.);
  • Número único de identificación que aparece en el marcado CE de la puerta;
  • Ubicación de la puerta (si es necesario);
  • Fecha de instalación;
  • Fecha de entrega/puesta en marcha;
  • En su caso, los cambios sucesivos del mantenedor que se produzcan;
  • Revisiones periódicas de mantenimiento preventivo (nombre, fecha y firma)
A continuación se muestra un listado, no exhaustivo, con las comprobaciones mínimas de mantenimiento para asegurar un funcionamiento correcto de la puerta.

Elementos mecánicos
  • Poleas. Verificar su alineamiento respecto al cable y engrasar
  • Muelles. Verificar su estado, fuerza y protección
  • Cerradura. Verificar que actúa como cierre mecánico independiente y engrasar
  • Puntos de giro. Verificar firmeza de fijación prisioneros, pasadores, soldadura y engrasar eje
  • Cojinetes. Revisar estado y engrasar
  • Guías. Verificar que no están deformadas
  • Cable y cadenas. Verificar su correcto estado y engrasar
  • Sujeta-cables. Verificar la correcta fijación del cable
  • Contrapeso. Verificar que los cables actúan independientes, y quedan cubiertos y protegido hasta 2,5 metros del nivel del suelo
  • Soldaduras. Verificar que no existan puntos de soldadura sueltos
  • Protección partes móviles (carenados). Verificar que las partes móviles contrapesos, piñones, etc. están protegidos hasta una altura de 2,5 m del nivel de acceso
  • Protección zona de cizalladura. Verificar que existen las holguras necesarias o están protegidas, ejemplo zona de bisagras
  • Topes finales. Verificar su existencia de tal forma que impida la salida de la hoja
  • Sistema de apertura manual. Verificar su existencia e instrucciones de utilización
  • Ruedas en puertas correderas. Verificar estado y funcionamiento
  • Encuentros en la zona de cierre de puertas correderas


Elementos eléctricos

  • Motor. Verificar anclajes, cableados, aceite, funcionamiento y presión mantenida
  • Cuadro de Maniobra. Verificar su funcionamiento
  • Electrocerradura. Verificar su funcionamiento y engrasar
  • Receptor. Verificar su funcionamiento
  • Emisor. Verificar baterías
  • Baterías. Verificar su estado y funcionamiento
  • Diferencial. Verificar existencia y funcionamiento
  • Magnetotérmico. Verificar existencia y funcionamiento
  • Toma de Tierra. Verificar continuidad de las partes metálicas de la puerta a la toma de tierra de la acometida

Elementos de seguridad

  • Sistema de Seguridad antiaplastamiento. Verificar su correcto funcionamiento
  • Fotocélulas. Verificar su correcto funcionamiento y su condición de emisor- receptor
  • Señales Luminosas. Verificar su funcionamiento en caso de existencia
  • Paracaídas. Verificar que no hay deformación de guías, topes y engrasar
  • Micro de seguridad. Verificar su funcionamiento en portillos peatonales inscritos
  • Parada de emergencia (Stop). Verificar su funcionamiento
  • Mallas o muros de protección en puertas correderas. Verificar su existencia en caso necesario